Pizza de gorgonzola, tomate natural y pesto

En algunas ocasiones, puede presentarse el caso de que queremos comer algo diferente de lo acostumbrado. Sin embargo, no sabemos qué preparar. Una de las comidas que a muchos les encanta proviene de la cocina italiana, y en este caso, lo primero que se les viene a la mente cuando se habla de comida italiana es la pizza. A continuación, se darán las indicaciones con relación a la preparación de una pizza que quizás muchos no han probado: la pizza de gorgonzola.

Historia del Gorgonzola

¿A qué hace referencia el término gorgonzola? Gorgonzola hace referencia a un queso de origen italiano, el cual se hace a base de leche pasteurizada entera de vaca y el cual puede ser de pasta cremosa, untuosa o de mesa. Se presenta en 2 variedades: picante y dulce.

Se sabe que la existencia de este tipo de queso proviene de la Edad Media. Sin embargo, no fue sino hasta el siglo XI cuando comenzó a tener el aspecto enmohecido que hasta la fecha lo caracteriza. Además, se emplea como ingredientes en muchos platos de la cocina italiana, como por ejemplo, la pizza de gorgonzola.

El término gorgonzola proviene de una pequeña ciudad ubicada cerca de Milán (Italia). En dicho lugar se documentó el queso por primera vez en el año de 1879. Sin embargo, hasta la fecha se tiene una disputa con relación a la localización geográfica en otras ciudades de Italia.

Ingredientes y preparación de la pizza de gorgonzola

Los ingredientes (para 4 personas) que se utilizan en la preparación de este tipo de pizza son los siguientes:

  • Salsa de tomate.
  • Un tomate.
  • Mozzarella rayada.
  • Piñones.
  • Queso parmesano.
  • Aceite de oliva virgen.
  • 100 gr. de queso gorgonzola.
  • Masa de pizza.

pizzagorgonzola

A continuación, se procederá a mencionar la elaboración de la pizza:

Lo primero implica hornear la masa durante 5 minutos. Luego, extender la salsa de tomate por la pizza y cubrirla con la mozzarella rayada. Posteriormente, hay que cortar el tomate en rodajas y colocarlos en la pizza. Por último, se ponen trozos de gorgonzola encima y se hornea.

Ahora bien, la idea de la preparación también incluye la elaboración de pesto, el cual se explicará a continuación:

Se coloca en la batidora medio vaso de aceite, un puñado de piñones, un manojo de albahaca y un trozo de queso parmesano. Luego, se tritura hasta hacer una pasta. Lo que quede se puede conservar bien en la nevera. Por último, se mezcla una cucharada de pesto con un poco de aceite para que se pueda aligerar. Cuando se saque la pizza, se le agrega el pesto, pimienta y un hilo de aceite de oliva.

Otras recetas por Wallis Brandt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *