Berenjena y Rúcula

Con imaginación y conocimiento es posible comer sano y de forma económica. Veamos antes de la receta, algunas características de dos alimentos.  La berenjena es un fruto alimenticio sobre el cual se refiere beneficios para el sistema nervioso, así como, para evitar el envejecimiento celular. Es versátil para ser usada como base para muchas recetas y si queremos menos calorías, pueden ser asadas en tiras o rodajas  para realizar platos de entrada. Se deben preparar bien maduras y para ello se observa si queda la huella al  efectuar ligeramente presión con los dedos sobre su piel que es  morada oscura, fina y brillante.

Por lo tanto, no debe presentar arrugas ni manchas.  La rúcula es una verdura muy frecuente en la zona del mediterráneo, usada típicamente en una gran variedad de ensaladas y sándwiches. Tiene un peculiar y muy agradable sabor, pero además, trae grandes beneficios al sistema cardiovascular, posee propiedades anticancerígenas y  para el cuidado de nuestra salud en general.

Contiene glucosinolatos, considerados efectivos contra el cáncer de mama, páncreas y cáncer del colon y recto. Los flavonoides y la vitamina A presentes en la rúcula,  ayudan a evitar otros tipos de cáncer como el de pulmón y piel. Tiene vitamina K que ayuda a sortear enfermedades cardiovasculares y favorece la asimilación del calcio necesario para los huesos. Otras propiedades de esta verdura están relacionadas con el poder desintoxicante sobre el hígado por la clorofila, la vitamina C mejora el sistema inmunitario para combatir enfermedades y su contenido elevado en vitamina B y ácido fólico ayuda a sortear el envejecimiento prematuro del cerebro.

berenjena

Su contenido en carotenoides favorece la vista al evitar las cataratas. Ayuda para una mejor digestión y aporta algunos minerales básicos a nuestro organismo como: manganeso, potasio y fósforo. Berenjena y Rúcula se pueden combinar para realizar un plato como entrada, calculándose 2 a 3 rollitos por persona.

Ingredientes:
1)    1 kg de berenjena.
2)    3 Paquetes de rúcula.
3)    100 gr Casancrem o queso crema.
4)    25 gr Mantequilla o aceite de oliva
Pasos:
1)    Pelar las berenjenas y dejar la rúcula remojarse en agua.
2)    Cortar la berenjena a lo largo en tajadas. Sobre papel absorbente, colocamos sal a cada cara y se deja por 20 minutos que escurra. Luego se lavan rápidamente y se secan bien con papel absorbente. Poner a secar la rúcula.
3)    Se calienta la plancha a fuego medio y se unta apenas con mantequilla. Una vez que esté caliente colocar las berenjenas secadas. Evitar que se quemen y procurar que queden cocidas y marcadas por ambos lados.
4)    Sobre una tabla de madera o la mesa, se extiende la berenjena asada y se unta el queso en una capa, lo más uniforme posible. Colocar en un extremo las hojas de rúcula, evitando que sobresalgan mucho.
5)    Finalmente, se comienza a hacer el rollito del lado que esta la rúcula y se colocan en un envase donde tomaran su forma luego de enfriar unos 15 minutos en nevera. Servir.

Otras recetas por Wallis Brandt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *